Contaminación acústica

La contaminación acústica es un sonido no deseado o perturbador que puede interferir con las actividades normales de los seres humanos y la vida silvestre, como dormir, conversar, reproducirse, comunicarse o interrumpir o disminuir la calidad de vida. La contaminación acústica puede provenir de muchas fuentes, como automóviles, motocicletas, aviones, barcos, camiones, autobuses, aviones a reacción, equipos de construcción, maquinaria eléctrica, cortadoras de césped y sopladores de hojas, por nombrar algunos. La contaminación acústica excesiva, desde las calles de la ciudad hasta el tráfico comercial marítimo de los océanos, puede tener efectos nocivos en los seres humanos, las plantas, los animales, los árboles y la vida marina expuestos constantemente a ella. La exposición a largo plazo al ruido del tráfico puede llevar a la enfermedad coronaria y representa aproximadamente 210,000 muertes en Europa cada año.

Contaminación acústica: el sonido detrás de los efectos del corazón

Actualmente, más de 15 millones de estadounidenses padecen alguna forma de enfermedad coronaria (CHD, por sus siglas en inglés), que implica un estrechamiento de los vasos sanguíneos pequeños que suministran sangre y oxígeno al corazón. Los factores de riesgo para CHD incluyen diabetes, presión arterial alta, lípidos sanguíneos alterados, obesidad, fumar, menopausia e inactividad. A esta lista ahora podemos agregar ruido, gracias a un estudio y una evaluación recientes de la evidencia por parte del grupo de trabajo sobre la carga ambiental de ruido de la OMS. Los hallazgos, presentados por primera vez en la conferencia Internoise 2007 en agosto de 2007, se publicarán en diciembre.

“Los nuevos datos indican que la contaminación acústica está causando más muertes por enfermedad cardíaca de lo que se pensaba”, dice el miembro del grupo de trabajo Deepak Prasher, profesor de audiología en University College en Londres, quizás cientos de miles en todo el mundo. “Hasta ahora, la carga de la enfermedad relacionada con la exposición de la población general al ruido ambiental rara vez se ha estimado en entornos no laborales a nivel internacional”.

El grupo de trabajo separado relacionado con el ruido se reunió por primera vez en 2003 y comenzó a analizar los datos de estudios en países europeos para obtener estimaciones preliminares del impacto del ruido en toda la población de Europa. Luego buscaron separar los efectos de salud relacionados con el ruido de los relacionados con la contaminación del aire relacionada con el tráfico y otros factores de confusión, como la inactividad física y el tabaquismo. En 2007, el grupo publicó Quantifying Burden of Disease from Environmental Noise, sus conclusiones preliminares sobre los efectos del ruido relacionados con la salud para los europeos. Su conclusión: aproximadamente el 2% de los europeos sufre un sueño gravemente perturbado, y el 15% sufre molestias graves debido al ruido ambiental, definido como el ruido de la comunidad emitido por fuentes como el tráfico por carretera, trenes y aviones.

Según las nuevas cifras, la exposición a largo plazo al ruido del tráfico puede representar aproximadamente el 3% de las muertes por CHD (o aproximadamente 210,000 muertes) en Europa cada año. Para obtener las nuevas estimaciones, el grupo de trabajo comparó hogares con una exposición al ruido anormalmente alta con aquellos con hogares más silenciosos. También revisaron los datos epidemiológicos sobre la enfermedad cardíaca y la hipertensión, y luego integraron estos datos en mapas que muestran las ciudades europeas con diferentes niveles de ruido ambiental.

Se determinó que el umbral de ruido para problemas cardiovasculares era una exposición nocturna crónica de al menos 50 decibelios ponderados A, el nivel de ruido del tráfico ligero. Las exposiciones diurnas al ruido también se correlacionaron con problemas de salud, pero el riesgo tendió a aumentar durante las horas nocturnas. “Muchas personas se acostumbran al ruido con el tiempo”, dice Prasher. “Los efectos biológicos son imperceptibles, por lo que incluso cuando te acostumbras al ruido, sin embargo, se están produciendo cambios fisiológicos adversos, con consecuencias potencialmente graves para la salud humana”.

Plantas y arboles

El ruido humano puede tener efectos dominantes en plantas y árboles de larga vida que pueden durar décadas incluso después de que las fuentes de ruido disminuyen. Muchas plantas y árboles dependen de pájaros y otros animales para entregar polen de una flor o árbol a otro, o para dispersar sus semillas, pero muchos animales se están adaptando al ruido cambiando su comportamiento o mudándose a lugares más tranquilos. En consecuencia, la contaminación acústica está alterando el paisaje de las plantas y los árboles, que dependen de los animales afectados por el ruido para polinizarlos y esparcir sus semillas. Algunas plantas funcionan peor en áreas ruidosas, mientras que otras parecen funcionar mejor, según cómo cambie la comunidad de criaturas que las rodean. Los efectos dominantes pueden ser de gran alcance y de larga duración, especialmente para los árboles, que a menudo tardan décadas en crecer de plántulas a adultos.

Animales

Al cambiar el equilibrio entre detección y evitación de predadores y presas e interferir con el uso de sonidos en la comunicación, especialmente en relación con la reproducción y la navegación, el ruido puede tener un efecto perjudicial en los animales, aumentando su riesgo de muerte. La pérdida de audición y el rápido aumento de la frecuencia cardíaca son algunos de los efectos nocivos de la contaminación acústica en los animales. El sonido de alta intensidad induce miedo, lo que puede obligar a las especies a abandonar su hábitat. En lugares ruidosos, los estudios han encontrado que algunas aves tienen que cantar a frecuencias más altas, los murciélagos y los búhos pueden tener problemas para encontrar presas, los insectívoros terrestres pierden el hábitat evitando las áreas con caminos y construcción, las ranas pueden luchar para encontrar pareja, la trayectoria evolutiva de una población puede ser alterado por los recursos de sobra normalmente dedicados a otras actividades y así conducir a profundas consecuencias genéticas y evolutivas, varias especies que experimentan pérdida de audición y la reducción del hábitat utilizable que áreas ruidosas pueden causar, que en el caso de especies en peligro puede ser parte del camino a la extinción.

Vida marina

Como afirma la Sociedad de Preservación Oceánica, “El sonido es para las criaturas submarinas como la vista para los humanos”. El ruido hecho por el hombre está interrumpiendo la vida debajo de la superficie, donde casi todas las criaturas vivientes dependen del sonido como un sentido primario para el apareamiento, la comunicación, la caza y la supervivencia. Desde mediados de la década de 1960, la cantidad de tráfico comercial de embarcaciones en los océanos de la Tierra casi se ha duplicado, lo que resulta en un aumento de casi 16 veces en la intensidad del ruido de fondo. El creciente nivel de sonido submarino intenso producido por el ruido del océano industrial, la exploración de petróleo y gas, el tráfico marítimo, los estudios sísmicos, el sonar militar y otras fuentes creadas por el hombre pueden afectar la vida marina con una condición letal conocida como “las curvas” y significante amenaza a largo plazo para las ballenas, delfines, peces y otras especies marinas desde el bienestar de los animales individuales, hasta su reproducción, comunicación, migración e incluso la supervivencia de la especie.

La “escena auditiva” derivada de los sonidos proporciona a los animales marinos una visión tridimensional del mundo y se extiende mucho más allá de la escena visual. El ruido artificial en el ambiente que altera la capacidad del organismo marino para detectar y analizar su escena auditiva tiene el potencial de causar un impacto perjudicial en la vida del animal y en la supervivencia de la especie. Incluso las exposiciones cortas al sonido de baja intensidad y baja frecuencia pueden causar estragos en los sistemas de equilibrio de calamares, sepias y pulpos, pero el impacto de la continua contaminación acústica de alta intensidad en los océanos podría ser devastador. El sonido de los motores de sónar y barcos militares puede enviar una ola ensordecedora de ruido por millas ya que el sonido en el agua viaja cinco veces más rápido que en tierra. Las ballenas, los delfines y otros mamíferos marinos que han sido atrapados a raíz del sonar han muerto de hemorragia cerebral o se han varado intencionalmente en un intento desesperado de evitar la resonante resonancia. Incluso se ha demostrado que las prospecciones de petróleo y gas dañan a los peces y reducen drásticamente las tasas de captura.

Artículos Recomendados

Contaminación radionuclear La contaminación radiactiva es la contaminación física del aire, el agua y el suelo por materiales radiactivos. El material de desecho radia...
Contaminación natural En estos días, cuando escuchamos la palabra de moda contaminación, instantáneamente pensamos en enormes plantas de energía que emiten hongos...
Contaminación urbana Estamos contaminando el medio ambiente de muchas maneras diferentes. La mayoría de nosotros conoce los tres principales tipos de contaminaci...
Loading Facebook Comments ...

Un comentario en “Contaminación acústica

  1. Pingback: Contaminación » Qué es, Tipos, Causas, Cómo Reducirla, Soluciones | Ecología Hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.