Contaminación lumínica

La contaminación lumínica, a diferencia de otras formas de contaminación y desperdicio, sigue siendo ignorada y no regulada en muchos países. Conozca la causa, los tipos y los efectos de la contaminación lumínica, y cómo ajustar sus hábitos de iluminación al aire libre puede reducir esta forma de desperdicio con la información a continuación.

¿QUÉ ES LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA?

La definición de contaminación lumínica, también conocida como fotopoblación o contaminación luminosa, es el uso excesivo, mal dirigido o invasivo de la iluminación artificial exterior. La iluminación mal administrada altera el color y el contraste del cielo nocturno, eclipsa la luz estelar natural e interrumpe los ritmos circadianos (los procesos de 24 horas de la mayoría de los organismos), que afectan el medioambiente, los recursos energéticos, la vida silvestre, los seres humanos y la investigación astronómica. La amenaza de contaminación lumínica continúa creciendo a medida que la demanda de luz artificial aumenta cada año.

La fotopollutación no es un fenómeno nuevo. En los últimos 50 años, a medida que los países se volvieron más prósperos y se urbanizaron, la demanda de iluminación exterior aumentó y la contaminación lumínica se expandió más allá de los límites de la ciudad y hacia las áreas suburbanas y rurales. Esta forma de contaminación prevalece ahora en Asia, Europa y América del Norte, especialmente en ciudades como Los Ángeles, Nueva York y Washington D. C. En 2008, la revista National Geographic nombró a Chicago como la ciudad más contaminada por la luz en los Estados Unidos.

Sin embargo, el lugar más contaminado con luz del mundo es Hong Kong, China. En marzo de 2013, la Universidad de Hong Kong nombró a la ciudad como la más contaminada por la luz del mundo. Un estudio de la universidad encontró que el cielo nocturno en Tsim Sha Tsui, un barrio urbano en el sur de Kowloon, Hong Kong, es 1,200 veces más brillante que el cielo de una ciudad urbana normal. La contaminación luminosa de esta magnitud está en aumento en todo el mundo. En un artículo de 2010 de Ecology and Society Journal, Hölker y otros afirmaron que el uso de iluminación artificial aumenta en un 20% cada año, según la región, y señalaron que existe una necesidad urgente de políticas de contaminación lumínica que superen la eficiencia energética para incluir a los humanos , animales y el medio ambiente.

CAUSAS DE LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA

La contaminación luminosa es causada por el uso de luces exteriores cuando y donde no son necesarias. Las luces exteriores, residenciales, comerciales e industriales mal diseñadas también contribuyen significativamente a la contaminación lumínica. Las lámparas sin blindaje emiten más del 50% de su luz hacia el cielo o hacia los lados. En muchos casos, solo el 40% de la luz emitida ilumina el suelo.

Se estima que casi el 30% de la iluminación exterior se desperdicia debido a este diseño deficiente. Solo en los Estados Unidos, las cuentas desperdiciadas representan 1.7 millones de toneladas de dióxido de carbono y $ 2.2 mil millones en electricidad desperdiciada cada año.

EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN DE LA LUZ

La contaminación lumínica tiene efectos nefastos sobre nuestro medio ambiente y nuestros recursos de energía, así como sobre la ecología de la vida silvestre y la investigación astronómica. La contaminación lumínica también afecta la calidad de vida y la seguridad de los humanos. Estos son algunos de los efectos secundarios conocidos de la contaminación lumínica.

Ambiente

La Asociación Internacional del Cielo Oscuro (IDA), una organización sin fines de lucro que concientiza sobre la contaminación lumínica, estima que el exceso de iluminación nocturna libera más de 12 millones de toneladas de dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero más grave, a la atmósfera cada año. Se necesitarían casi 702 millones de árboles para absorber el dióxido de carbono producido por la luz desperdiciada.

La contaminación lumínica también puede contribuir a otras formas de contaminación. Según un estudio realizado en 2010 por la Asociación Nacional Oceánica y Atmosférica, la fotopolarización aumenta la contaminación del aire mediante la supresión de un radical natural que limpia el aire por la noche. El radical nitrato, una forma de óxido de nitrógeno, descompone las emisiones de los vehículos y de las fábricas por la noche. El proceso nocturno evita que las emisiones se conviertan en smog, contaminación del ozono u otros irritantes dañinos. El proceso solo tiene lugar de noche porque la luz del sol destruye el nitrato radical. Sin embargo, las luces artificiales de edificios, automóviles y farolas, aunque son 10.000 veces más tenues que la luz solar, también afectan el radical de nitrato y ralentizan el proceso de limpieza en un 7%. La luz artificial también aumenta los productos químicos para la contaminación del ozono en un 5%.

Energía

La pérdida de luz resulta en desperdicio de energía. Un estudio de la IDA de 2007 estimó que se desperdicia el 30% de toda la luz emitida por las lámparas de exteriores públicas, lo que equivale a 22 Terawatt Hours (TWh) / año de energía eléctrica desperdiciada. Esto es equivalente a lo siguiente:

  • Alrededor de 3.6 millones de toneladas de carbón por año
  • Alrededor de 12.9 millones de barriles de petróleo por año
  • La cantidad total de energía eléctrica desperdiciada cada año es suficiente para iluminar más de 11 millones de hogares y generar más de 777,000 automóviles.

Fauna silvestre

La contaminación luminosa afecta los ciclos de alimentación, sueño, apareamiento y migración de toda la vida silvestre. La vida silvestre también puede experimentar desorientación del tiempo cuando hay demasiada luz artificial por la noche.

Mamíferos: mamíferos como murciélagos, mapaches, coyotes, ciervos y alces pueden experimentar dificultades para buscar comida por la noche debido a la sobre-iluminación. Se arriesgan a la exposición a depredadores naturales y a una mayor mortalidad debido al deterioro de la visión nocturna. También experimentan un declive en la reproducción que conduce a una disminución de la población.

Aves: las aves como los búhos y los chotacabras utilizan la luz de la luna y de las estrellas para cazar y migrar durante la noche. Las fuentes de luz artificial pueden abrumar a las fuentes de luz natural, haciendo que las aves se sientan atraídas o fijas en las luces artificiales. Esto da como resultado que las aves se desvíen de su ruta de migración prevista, vuelen hasta que experimenten agotamiento y colapso, y se conviertan en presa de otros animales. Se sabe que las aves marinas, como los albatros, colisionan con faros, turbinas eólicas y plataformas de perforación en el mar debido a sus luces brillantes. Solo en América del Norte, 100 millones de aves mueren anualmente en colisiones con edificios y torres iluminados.

Anfibios: el brillo del cielo afecta a anfibios como ranas, sapos y salamandras en marismas y humedales. La neblina naranja los confunde y los desorienta, lo que causa una disminución en la alimentación y el apareamiento. También afecta los instintos naturales que protegen a los anfibios contra los depredadores naturales y los elementos.

Reptiles: los reptiles como las tortugas marinas se ven muy afectados por la contaminación lumínica. Las tortugas hembras anidan en playas oscuras y remotas, pero las brillantes luces costeras les impiden encontrar áreas de anidación seguras para sus huevos. Esto lleva a las tortugas hembras a depositar sus huevos en un área insegura o en el océano. Las crías de tortugas marinas se arrastran instintivamente hacia la parte más brillante de la playa, que durante muchos siglos fue la luz de la luna y el océano iluminado por las estrellas; sin embargo, la iluminación excesiva en la playa o cerca de la costa confunde a las crías y las hace alejarse del océano. Las crías pueden ser devoradas por depredadores, atropelladas por vehículos, ahogados en piscinas o mueren por deshidratación o agotamiento. Las luces artificiales también pueden desorientar a otros reptiles nocturnos.

Insectos: insectos como las polillas son atraídos naturalmente por la luz y pueden usar toda su energía para permanecer cerca de una fuente de luz. Esto interfiere con el apareamiento y la migración, y los hace vulnerables a los depredadores naturales, lo que reduce su población. Esto también afecta a todas las especies que dependen de los insectos para la alimentación o la polinización.

Astronomía

La contaminación lumínica altera nuestra visión del cielo y las estrellas, pero ningún grupo de personas se ve más afectado por este fenómeno que los astrónomos. El derrame ligero y el resplandor del cielo interfieren con el equipo astronómico, y dificulta la visión de cuerpos celestes tenues incluso con la ayuda de un telescopio.

La astronomía es una de las ciencias más antiguas de la historia humana y ha realizado innumerables contribuciones a la tecnología, la economía y la sociedad con aplicaciones como computadoras personales, satélites de comunicación, teléfonos móviles, sistemas de posicionamiento global (GPS), paneles solares y Resonancia magnética (MRI) escáneres.

Hoy en día, la astronomía nos ayuda a determinar el efecto del Sol sobre el clima de la Tierra e identificar cualquier amenaza potencial a la Tierra desde el espacio. Con el fin de llevar a cabo la observación y la investigación, los astrónomos requieren cielos oscuros.

Humanos

Los seres humanos, como las plantas y la vida silvestre, están regulados por ritmos circadianos, los cambios físicos, mentales y de comportamiento que ocurren en un ciclo de 24 horas. El reloj circadiano regula las actividades fisiológicas, como los patrones de ondas cerebrales, la producción de hormonas y la regulación celular. Los ritmos responden a la luz y la oscuridad alrededor de un organismo. Interrumpir estos ritmos puede ocasionar una variedad de problemas de salud, incluidos trastornos del sueño, ansiedad, depresión, diabetes, cáncer (especialmente cáncer de mama y próstata), enfermedades cardiovasculares, trastornos inmunológicos y obesidad.

La melatonina, la hormona natural que regula el ciclo del sueño y la vigilia, se ve muy afectada por la contaminación lumínica. La hormona se activa por la oscuridad y es reprimida por la luz. La deficiencia de melatonina puede provocar ansiedad y trastornos del estado de ánimo, insomnio y una relación elevada de estrógeno / progesterona.

En 2009, la Asociación Médica Estadounidense (AMA, por sus siglas en inglés) apoyó unánimemente la reducción de la contaminación lumínica y abogó por el desarrollo de iluminación exterior eficiente en el consumo de energía para reducir el deslumbramiento y el desperdicio de energía.

Artículos Recomendados

Contaminación: Tipos, causas y efectos Existen varios tipos de contaminación, es decir, aire, agua, tierra, ruido, industrial, suelo, luz, calor, etc., y se clasifican según la re...
Contaminación Visual La contaminación visual es un término utilizado para describir algo que bloquea u obstruye la vista de un lugar o cosa en particular. Puede ...
Contaminación electrónica Todos debemos haber oído hablar de la contaminación del aire, la contaminación del agua, la contaminación del suelo y la contaminación acúst...
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.