¿Que es la ecología del paisaje?

El da de hoy vamos a hablar de un tema muy importante dentro de la ecología, que no es muy conocido pero que día a día va encontrando mas espacio en el mundo y mas son los que comienzan a interesarse por esta disciplina llamada ecología del paisaje. Comencemos por el principio definiendo…

¿Que es la ecología?

La ecología es una disciplina científica centrada en el estudio y análisis del vínculo que surge entre los seres vivos y el entorno que los rodea, entendido como la combinación de los factores abióticos ( los que no tienen vida, entre los cuales se puede mencionar al clima y a la geología) y los factores bióticos (seres vivos, organismos que comparten el hábitat). La ecología analiza también la distribución y la cantidad de organismos vivos como resultado de la citada relación.

¿Que es la ecología del paisaje?

La ecología del paisaje es una disciplina que, a pesar de que no es muy conocida, ha ido ganando mucho peso en los últimos años. Para simplificar un poco su definición, podríamos decir que se trata del estudio de las variaciones de los paisajes en unas determinadas escalas, no sólo espaciales, sino también temporales. Para ello, combina desde la biología a la geografía, incluso las ciencias sociales dado el impacto que tiene la acción del hombre en el hábitat, habiéndose convertido en un elemento clave a la hora de definir una estrategia de conservación del patrimonio natural y cultural.

Ecología del paisaje

Para ello, la Ecología del paisaje  se encarga de analizar las interacciones entre los aspectos temporales y espaciales del paisaje y sus componentes de flora, fauna y culturales.

El paisaje esta compuesto por una estructura o mosaico. La manera más sencilla de entenderlo es imaginar que nos encontramos observando el paisaje desde un avión: este mosaico está formado por unas manchas o parches (las colinas, por ejemplo), una matriz (las zonas llanas) y unos corredores (los ríos, las extensiones vegetales…). Además de la estructura o mosaico, el paisaje se compone de la función, esto es, el movimiento o flujo de agua, materias, fauna o personas a través de la estructura; y del cambio o transformación del modelo a lo largo del tiempo.

En este sentido, aparece un término esencial: la dinámica del mosaico paisajístico o,mejor dicho, la evolución del paisaje desde una vista aérea. La evolución de este mosaico es determinante para la conservación. Si tomamos uno de sus elementos, los corredores, éstos son la única vía que tienen las especies animales para desplazarse por toda la extensión de su hábitat. Un hábitat que cada vez se ve más amenazado con alambrados, muros o autopistas, de manera que si se interrumpe la libre circulación de un puma -por citar una de las muchas especies que lo sufren- es posible que se elimine el necesario intercambio genético entre individuos para la supervivencia de la especie.

Por eso la ecología del paisaje es tan importante ya que se utiliza como una herramienta básica para mantener el orden del territorio permitiendo, por ejemplo, diseñar redes de espacios protegidos más eficientes de cara a la conservación de nuestro medio ambiente. Y es que el paisaje es un espacio vivo, compuesto por procesos naturales y sociales que pueden ser valorados y representados por signos, códigos, mapas, planes, estrategias y políticas.

Hay muchas maneras de ilustrar esta utilidad, como es el caso de la unión de los espacios protegidos de la Red Natura 2000 a través de la restauración de las vías pecuarias o cómo proceder a la extracción de un área forestal concreta causando el menor daño posible en la biodiversidad. En este sentido, podríamos decir que la ecología del paisaje es una de las piedras angulares en el camino hacia el uso sostenible del territorio, tratando de integrar de la mejor manera posible hombre y naturaleza para reducir la vulnerabilidad ambiental.

La ecología del paisaje estudia las variaciones que sufren los paisajes a nivel espacial, normalmente a gran escala, y también a lo largo del tiempo. Su campo de estudio son las interacciones entre los patrones espaciales y los distintos procesos ecológicos, en los que muy a menudo se deja sentir el impacto del hombre.

Así es, la acción del ser humano sobre el paisaje es tal que para su estudio se precisa una aproximación multidisciplinar. Por lo tanto, a la hora de analizar un determinado hábitat y definir una estrategia de conservación, la ecología del paisaje recurre a conocimientos biológicos, geográficos y, por otra parte, también a las ciencias sociales.

La ecología del paisajes suele aplicarse a paisajes a gran escala, pero nada impide poder hacerlo también de forma más concreta, siempre que esa menor escala tenga un sentido como unidad de análisis. Lo importante, en cada caso, es llevar a cabo una idónea ordenación del territorio que favorezca la preservación medio ambiental.

La transformación del paisaje

Si queremos evaluar el impacto ambiental desde un punto de vista arquitectónico (obras públicas y obra privada) y, en general, estudiando las huellas de las actividades humanas, uno de los modos de llevarlo a cabo es a través de la ecología del paisaje.

¿Qué es la ecología del paisaje?

El estudio de los paisajes se enfoca desde el orden y desorden del territorio, observándolo como un ecosistema o suma de ecosistemas que sufren variaciones. En este sentido, la ecología del paisaje es una herramienta útil para darle un uso sostenible al territorio, con el fin de reducir la vulnerabilidad ambiental.

La Asociación Internacional de Ecología del Paisaje (IALE, por sus siglas en inglés) la define como “el estudio de la variación espacial en los paisajes en distintas escalas. Incluye las causas y consecuencias de la heterogeneidad del paisaje biofísicas y sociales”.

¿Qué es la ecología del paisaje?

Además, la IALE remarca su carácter multidisciplinar y también la necesidad de relacionar las ciencias naturales con las sociales. Entre sus temas centrales destaca la estructura espacial de los paisajes, desde el desierto hasta las ciudades, así como la relación entre ésta y sus variaciones, haciendo especial hincapié en la perturbación que provoca el hombre.

En busca de la sostenibilidad

El fin último de la ecología del paisaje es integrar de la mejor manera posible al  hombre y a la naturaleza, lo que significa que siempre han de buscar oportunidades para la acción, sobre todo habida cuenta de la crítica situación que sufre el planeta y de cómo ello influye en el futuro mismo de la humanidad.

En concreto, la tarea de los ecologistas  que estudian el paisaje es señalar los riesgos a la hora de tomar decisiones, de diseñar políticas y de recomendar las distintas opciones para la gestión de recursos naturales y del uso de la tierra.

¿Qué es la ecología del paisaje?

Hacer las urbes más habitables, lograr el equilibrio entre el asfalto y el verde o, por ejemplo, compaginar las áreas rurales y las obras públicas con las áreas naturales son algunos de los objetivos de esta disciplina. Los corredores naturales, por ejemplo, permiten a los animales desplazarse por su hábitat y la falta de éstos o su destrucción por la existencia de autopistas, alambradas, murose, etc., puede tener consecuencias dramáticas para esas especies en concreto y, en general, para el equilibrio del entorno.

Del mismo modo, los insectos polinizadores pueden ver perturbada su actividad si hay grandes extensiones de cultivos intensivos tratados con pesticidas y demás químicos. Prevenir estos y otros problemas similares es complejo, y no siempre se puede llevar a cabo por distintas razones. Aún así, más allá de su viabilidad, el diagnóstico certero corresponde a los ecologistas del paisaje.

¿Qué es la ecología del paisaje?

El diseño de las ciudades es otro de los grandes desafíos de la ecología del paisaje. Richard T. T. Forman, profesor de la Universidad de Harvard considerado el padre de esta disciplina, dijo:  “la ecología del paisaje urbano ha de incluir a las personas y la naturaleza”. Su mundo ideal está en las antípodas de la ciudad caótica y contaminada. Para Forman, una urbe sostenible pasa por “moldear la tierra y distribuir a las personas en áreas alrededor de la gran ciudad, afectando mínimamente el medio ambiente”.

Las escalas en ecología

La escala se refiere a dimensiones cuya delimitación permite comparar sistemas de acuerdo a la magnitud de sus diferencias. Las escalas espaciales y temporales son las más analizadas en ecología del paisaje. Convencionalmente, los estudios ecológicos se ubican en tres dimensiones: la microescala o escala local, la mesoescala, y la macro o megaescala. La mesoescala es la dimensión a la cual se aboca el estudio del paisaje y que en el sentido espacial, corresponde a extensiones mayores a hectáreas, pero menores a miles de kilómetros cuadrados (regiones). Asimismo, esta escala se limita en el tiempo más allá de años y hasta decenas de siglos. Se ha comentado que el paisaje posee una estructura, la cual mantiene una relación jerárquica con otras escalas, es decir, con fenómenos que ocurren a otras escalas espacio-temporales.
La comprensión de un fenómeno ecológico es diferente cuando se aborda su análisis a distintas escalas. Por ello, actualmente la dimensión espacial se considera como una de las nuevas fronteras de la ecología. A diferencia de otras ramas de la biología como la fisiología celular o la biología molecular, en ecología los estudios se realizan a diferentes niveles si son individuos, poblaciones, comunidades o ecosistemas de lo que se trata.
En función del propósito de estudio es necesario definir la escala más apropiada para efectuar un análisis, sólo así el paisaje puede ser promisorio para estudiar diferentes fenómenos en ecología, los cuales no podrían ser comprendidos a otras escalas.

La estructura del paisaje

El análisis de los patrones y procesos ecológicos en un paisaje requiere el conocimiento de su estructura, la cual corresponde a la disposición espacial de extensiones de terreno que son ambientalmente diferentes y se denominan parches.
Una metodología que nos aproxima a delimitar los parches en un paisaje es la provista por el enfoque morfoedafológico, el cual permite delimitar áreas homogéneas en cuanto a su medio físico, denominadas unidades morfoedafológicas. Éstas se caracterizan por su constancia edáfica (tipo de suelo) y geomorfológica, entendiendo a esta última como la integración de la forma del relieve, la litología superficial (roca madre) y los procesos morfodinámicos (como la erosión y los flujos de agua). En general, las características morfoedafológicas no son independientes del componente biológico, por ello, el integrar ambos aspectos hace posible distinguir a los parches, que son áreas ambientalmente homogéneas en cuanto al medio físico y el biológico (i.e. el tipo de vegetación cuyo carácter de homogeneidad podría incluir además variables estructurales como la cobertura, el área basal y la composición de especies).
Un elemento básico en la estructura de un paisaje es la matriz, la cual se considera como el elemento predominante, ya que comprende la forma de los parches y su extensión, su número, su dinámica interna y la conexión que mantienen entre sí, que son las características más importantes para definir la estructura del paisaje. Con base en esta última es posible reconocer en el paisaje un arreglo espacial a manera de mosaico, donde la interacción de los parches genera dinámicas ecológicas propias. La dinámica y la estructura constituyen las propiedades emergentes del paisaje y determinan la naturaleza e intensidad de los procesos ecológicos en el espacio. El hecho de analizar a estos procesos desde una perspectiva espacial permite obtener información que generalmente no es proporcionada por la ecología tradicional. Con la finalidad de presentar más elementos que permitan ubicar el aporte del enfoque paisajístico en ecología básica, presentamos un ejemplo de las bondades de éste en el estudio de la vegetación de islas de hábitat en un ecosistema tropical mexicano.
Informarse y estar al tanto de las distintas preocupaciones, estudios realizados y soluciones a los problemas que enfrenta nuestro medio ambiente día a día y a las mejores formas de sobrevivir y coexistir de forma armoniosa con la fauna y flora que nos rodea sin dañarla es una obligación de todos los ciudadanos . Cuidar nuestro medio ambiente es tarea de todos.
Esperamos que la información que les brindamos el dia de hoy les haya resultado útil,
interesante y fácil de entender. No duden en dejarnos su comentario ante cualquier consulta o sugerencia.

Artículos Recomendados

Ecología Acústica: Características y ejemplos El día de hoy hemos decidido hablar acerca de un tema muy importante dentro de la ecología que no muchos conocen o ignoran y que produce muc...
Ecología microbiana: Ejemplos Sin dudas la historia de la vida en la tierra ha sido siempre en su mayor parte microbiana ya desde sus inicios hace ya mas de tres mil ocho...
Ecología humana: Impacto de las interacciones Hoy en día debido a los graves impactos causados por el ser humano al medio ambiente a lo largo de la historia, surge una preocupación por e...
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *